060924_gran_sabana_052_1
Aparte del Fun Race otras actividades han sido suspendidas dentro del parque nacional, afectando la industria del turismo en la zona y la proyección de las bellezas naturales de la región.


Las recientes medidas anunciadas para la protección del Parque Nacional Canaima han caído bien a los operadores turísticos, quienes reconocen los esfuerzos por minimizar los daños ambientales en la zona, aunque también critican no ser tomados en cuenta a la hora de implementar determinadas restricciones en las que se ven afectados.

Melba Hernández, guía turística y representante del gremio que agrupa a este sector en la sabana, manifestó su satisfacción por los anuncios realizados. “Todo lo que signifique orden es bueno, pero creo que se debe difundir muy bien la información sobre lo que está pasando porque muchas personas que van a venir al parque la próxima temporada no saben lo que ha pasado ni lo que van a requerir”.

Agregó que “en un solo día no se puede arreglar todo, así que debe haber información para que esto se conozca”, y a su vez propuso crear unos puntos de supervisión en lugares como Iworibó, para que quienes se adentren a atractivos como Aponwao puedan ser detectados cuando cometan daños ambientales.

“En líneas generales todo está muy bien, siempre vamos a quejarnos porque el orden de un primer plano molesta, pero está bien que por ejemplo se hayan llevado a esos dos rustiqueros que estaban cometiendo delitos contra el ambiente, porque eso marca la pauta”.

Equilibrio para todos
Sin embargo, considera que más allá de las prohibiciones debe haber medidas para que el Parque Nacional Canaima cuente con suficientes vehículos, helicópteros, funcionarios e insumos para hacer las respectivas supervisiones de la enorme área que lo comprende.

También indicó Hernández en cuanto al cierre de algunas zonas del parque, que “la solución no es cerrar algunos atractivos, porque al llegar aquí a dónde irán los turistas, o cómo nos van a contratar para llevarlos a determinados sitios si están cerrados. Creo que en ese sentido sí debe haber más información, control y mecanismos para evitar el cierre, quizás arreglar algunas vías de acceso y poner puntos de supervisión ayudaría”.

Señaló que no son los turistas que contratan paquetes o viajes en rústicos en la zona quienes ocasionan los daños, sino quienes van en sus carros particulares, por lo tanto por unos no deberían pagar todos.

La representante de la asociación de guías dijo además que es necesario que los funcionarios sean más amables en el trato a los visitantes, para dejar buena impresión y cumplir con su labor sin “prepotencia”. “Sonreír es gratis, y ser amable ejerciendo los controles necesarios no cuesta nada, la revisión no está demás pero es mejor cuando te dicen ‘buenas tardes, por favor me enseña su documentación’, con educación”.

Detalles que importan
Sumado a esto comentó que este Carnaval pasado la presencia de efectivos de la Guardia Nacional con armas largas patrullando dentro del parque causó una fuerte impresión entre los turistas internacionales.

“Para un brasilero, un ruso, un japonés, eso crea la noción de que algo no anda en orden, creo que hay otras maneras y eso hay que evaluarlo, porque nosotros estamos acostumbrados, pero para quien viene puede ser desagradable y es una mala imagen”.

Por su parte Iván Artal, reconocido operador de la zona, explicó que no entiende por qué se ha armado gran revuelo por la prohibición de las actividades de Fun Race en parques nacionales, si los reglamentos de éstos y las leyes que rigen en estas áreas lo prohíben desde hace años, al igual que el resto de actividades que deterioren el medio ambiente.

Opinó que está de acuerdo con la eliminación de la competencia Fun Race porque ésta “fomentaba daños al medio ambiente, no cuidaban la naturaleza” pero estas medidas han salpicado otras actividades cosa que, a su juicio, es extremar el cumplimiento de la norma en algunos casos puntuales.

Reunión próxima
Para este 17 de marzo se tiene prevista una reunión entre las operadoras turísticas y las autoridades del Estado con competencia dentro del Parque Nacional Canaima, en la cual se aclararán determinados puntos planteados en los controles y se escucharán las propuestas de quienes trabajan con el sector.

Iván Artal afirmó desconocer la convocatoria a la reunión, pero indicó que ésta debería ser realizada en el parque donde están la mayoría de las empresas que dependen del turismo en la zona, y donde además de hablar con ellos se pueden iniciar conversaciones con las comunidades indígenas y la sociedad que habita el municipio Gran Sabana.

Correo del Caroni
Natalie García
Foto: Federico Isasi.