Fortín La Galera cuenta hoy la historia de un sitio histórico poco valorado

pn_fortindelagalera2Al norte de Margarita y desde este lugar se divisan atardeceres de fotografía. Sin embargo, cada vez son menos las personas que lo recorren porque aun cuando es una Isla turística, allí se carece de todo.? Falla el mantenimiento, no hay libro de visitantes ni guías turísticos.

El Fortín de La Galera, municipio Marcano, es un sitio de interés histórico que mantiene su atractivo desde las alturas de la ciudad crepuscular de Juan Griego. Sin embargo, no es valorado como debe ser.


Cada vez son menos los visitantes que llegan al lugar. En el sitio no hay buen mantenimiento, ni servicios sanitarios, ni libros de visitantes y menos guías turísticos que orienten a los visitantes. Un mural pintado en la pared, con imágenes casi borrosas y breve historia escrita en varios idiomas, es lo primero que se encuentra la gente cuando pisa el fortín.

Sobre un par de mesas algunos exponen bisutería y productos artesanales, para la venta. En esa onda permanecen allí Luis Marín y las hermanas Carmen y María Victoria Salazar, quienes siguen los pasos de su padre Luis Salazar, quien fue el niño en la película “Simplicio”.

“Después que nos sacaron de aquí, volvimos hace dos años. Nos pusieron a vender allá abajo, en la vía y a pleno sol. No nos dejaban subir. Cuando vimos que montaron una feria artesanal aquí, entonces decidimos reclamar nuestro derecho y regresamos”.

Desde entonces, cada mañana las hermanas Salazar llegan con su mercancía: collares, pulseras, zarcillos y algunos artículos artesanales, y ocupan el puesto de venta, esperando “comerse las maduras” en las temporadas altas, cuando mejora un poco la presencia de visitantes. Hoy cargan con las “verdes”.

pn_fortindelagaleraCarmen Salazar agarra fuerza para contar la historia actual del Fortín. Afirma que si no fuese por ellos no habría ni bolsa de basura. Nadie se preocupa por este sitio histórico. Las lluvias de finales de año y comienzos de éste, hacen que la maleza crezca más.

“También la gente teme venir aquí por la inseguridad. De noche hay mucha oscuridad. Eso es aprovechado para las vagabunderías. Dejan botellas quebradas y hacen aquí sus necesidades. Nosotros tenemos que llegar todos los días a limpiar, para poder estar aquí”.

Critican el comportamiento de los cuenta historias, por lo poco cordial. Si los visitantes no les dan 80 o 100 bolívares, los insultan. “No estamos de acuerdo con esa actitud. Agreden y eso no le gusta a nadie. Se lanzan sobre los carros y nadie los controla”.

SEMANA SANTA ESTÁ CERCA
 Luis Marín, quien se identifica como el mejor atleta de Nueva Esparta, también ejerce como artesano. Sobre uno de los muros de piedra coloca un envase grande repleto de conservas de coco y de coco con piña. La mañana ha estado muy mala y no ha vendido nada. Explicó que el Fortín carece de sanitarios. No hay guías turísticos, ni libro de visitantes. “Hacemos lo que podemos y contamos lo poco que sabemos de la historia”.

La historia sólo se conoce a través de una placa que habla del 8 de agosto de 1817 y de lo librado por los patriotas en la Batalla de El Fuerte, tras “encarnizada” lucha.

YANET ESCALONA
http://www.elsoldemargarita.com.ve