Ambiente Natural

Información Geológica y Geomorfológica
Laguna costera con ecosistemas de alta productividad biológica y diversidad de fauna en donde predominan los ambientes litorales y las áreas marinas las que abundan los manglares.

En los sectores terrestres, las condiciones de aridez son muy acentuadas. La laguna posee un lecho de más de 100 Km2, en donde los manglares forman un número de islas y canales.

La barra litoral de playas con oleaje oceánico está formada por depósitos de compuestos de arena, grava y restos de conchas marinas.
 
Vegetación
La vegetación predominante está representada por manglares, donde destacan el mangle rojo Rhizophora mangle, con sus raíces aéreas que forman una tupida red, su ramaje es refugio, lugar de nidificación y desove de varias especies marinas, el mangle negro Avicennia germinans, el mangle blanco Laguncularia racemosa y el mangle de botoncillo Conocarpus erectus; en las llanuras costeras se encuentran especies como el abrojo Tribulus cistoides, el cardón común Prosopis juliflora, el dividive Caesalpinia coraria, el guamacho Perskia guamacho, la tuna guasábara Opuntia caribaea y el cardón yabo o cuica Cercidium praecox.

Fauna
La avifauna marina es el recurso más dominante, entre ellas cabe mencionar el corocoro rojo Ibis escarlata, la soisola margariteña Soisola margaritae, la pollita de mangle o María pollita Rallus margaritae, el flamenco Phoenicopterus ruber, el patico zambullidor Podiceps speciosus, la tijereta Fregata magnificens, el conocido pelícano o alcatraz Pelecanus carolinensis, ave migratoria errática registrada en la Isla de Margarita. En el bosque xerófito hay una riquísima fauna, en especial las aves, entre las que destacan el perico cara sucia Aratinga pertinax, el cardenal o guayamate Cardinalis phoenicius, la cotorra margariteña Amazona barbadensis rothschildii y el perico carapaico o ñángaro Aratinga acuticaudata neoxena. La Restinga es el único sitio de nidificación de esta especie.

Actualmente, la población de la cotorra margariteña ha disminuido, por lo cual ésta se encuentra en peligro de extinción y protegida por las leyes ambientales. Su captura se debe a que su mayor atractivo es la facilidad con que aprende a pronunciar palabras.

Son muy perseguidas por los cazadores furtivos, que las extraen para comercializarlas dentro y fuera del país. Se observan escasos mamíferos y reptiles, entre los que se encuentran las tortugas marinas como la carey Eretmochelys imbricata y la tortuga verde Chelonia mydas.