Domingo, 15 Septiembre 2019

Información

Reseña Historica
Desde que fuera fundada en 1567 por Diego de Losada, la ciudad de Caracas gozó de una merecida fama por las condiciones ambientales excepcionales que reinaban en su alargado valle. Asentada en una alta meseta montañosa cercana al litoral, dotada de magníficos recursos naturales y de un clima subtropical sin grandes variaciones en la temperatura y en la pluviosidad anual, la capital de Venezuela fue hasta las cuatro primeras décadas del presente siglo, el centro urbanizado por excelencia del país y el principal polo de atracción de la población rural.

En la conformación de esas características y valores del entorno natural de la capital, tuvo siempre importancia y una singular influencia, la imponente serranía que la separa del mar: el macizo del Ávila.

Este prominente rasgo físico geográfico, que define por el Norte el límite del valle, está indefectiblemente unido a la historia y a la ecología de la ciudad y es parte vital de la misma. Por eso se han hecho grande esfuerzos para preservarlo, ya que forma prácticamente una unidad con la ciudad de Caracas.

En 1952, con ocasión de reunirse en Caracas la Asamblea de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales (UICN), se propuso que el Cerro El Ávila fuese declarado Parque Nacional.

En 1954, el Reverendo Hermano Ginés, director de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle, ponía una vez más de relieve el valor de la montaña cuando afirmaba que: “Caracas puede sentirse orgullosa y agradecida de haber sido favorecida por la Naturaleza con montañas como la del Ávila, a cuyos pies se cobija y de cuyo paisaje puede disfrutarse permanentemente. Esa montaña y otras circundantes constituyen no sólo el elemento paisajístico cantado por los poetas y el origen de muchas aguas, sino que viene a ser providencial para proporcionar aquel factor que le falta al hombre en la ciudad: el contacto con la Naturaleza”.

Estos significativos antecedentes, junto con el violento crecimiento que experimentó Caracas en la década de los años 50, constituyeron la principal motivación para que el Gobierno Nacional tomara la sabia y previsora decisión de decretar la creación del Parque Nacional.

La disposición oficial fue muy acertada y oportuna, ya que permitió hacer frente a las fuerzas incontroladas de expansión física y demográfica de la ciudad, que amenazaban con desbordarse sobre la montaña mayor. También subrayaba el interés de revalorizar la única zona de expansión al aire libre en las proximidades de la ciudad.

Esta área protegida juega un papel trascendental como zona de dispersión poblacional y como pulmón vegetal, además de los grandes beneficios que puede rendir a la investigación científica, a la educación ambiental y al esparcimiento de la población.

El Parque Nacional fue establecido con el nombre de El Ávila por el Decreto Nº 473 de fecha 12 de diciembre de 1958, el cual afectó un área de 66.192 hectáreas. El 26 de mayo de 1974 se emitió el decreto Nº 114 que incorporó tierras adicionales al parque y aumentó su superficie a un total de 81.900 ha, y el 22 de abril de 2010, por el decreto presidencial Nº 7.388, publicado en la Gaceta Oficial Nº 39.419, de fecha 07 de mayo de 2010, cambió su nombre a Parque Nacional Waraira Repano, respondiendo al deber del Estado de promover el vínculo cultural de los primeros pobladores indígenas y honrar la herencia histórica que se transfiere de generación en generación, y al nombre otorgado por sus primeros habitantes aborígenes, Waraira Repano, como se señala en los considerandos de dicho decreto.

El parque tiene condiciones y situaciones muy especiales, ya que en casi todo su perímetro limita con áreas urbanas, lo que crea serios problemas de conservación del medio. A pesar de ello ha sido posible mantenerlo fuera de la vorágine urbanística, destacándose que el establecimiento del límite urbano de Caracas por la Oficina Metropolitana de Planeamiento Urbano se realizó acatando los linderos fijados en el Decreto de creación del parque. En su interior se asientan algunos pequeños caseríos cuyos habitantes viven de una agricultura de tipo tradicional (conucos) y algunos asentamientos de cultivadores de flores, hortalizas y frutos menores. Sin embargo, tales actividades están limitadas.
 
Altimetría
120-2.765

Clima
Lluvioso cálido.

Temperatura
1,5º C hasta 29º C.

Precipitación (mm)
600 - 1.400 mm

Recursos Hídricos
En el parque nacen numerosas quebradas y riachuelos como Cotiza, Chacaíto, Anauco, Las Adjuntas, Pajaritos, El Sebucán, Torres, Tenerías, Tócome o Los Chorros (llamada también El Paraíso), La Julia, Auyamita, Guaras, La Encantada, Miguelena, Ayala, Uria. Los de la vertiente norte drenan hacia la cuenca del Mar Caribe y aportan sus aguas a poblaciones del Litoral Central como son: La Guaira, Naiguatá, Los Caracas, Osma, Todasana, Chuspa, La Sabana, Caruao y Guayabal, y los de la vertiente sur drenan a la cuenca del río Tuy y suministran agua a las ciudades de Caracas, Guatire, Guarenas y otras poblaciones intermedias. Los ríos Grande y Chiquito, son fuente de energía eléctrica para la región.

Poblaciones Cercanas
Caracas, Guarenas, Guatire, La Guaira Dentro del parque se encuentran los poblados de San Isidro de Galipán, San Francisco de Galipán, El Corozal y Hoyo de La Cumbre.

El parque cuenta con numerosos lugares para la recreación y el esparcimiento, entre ellos el área recreativa Los Venados, sede de la Coordinación del parque, en la vertiente sur, con servicios de restaurante, auditorio, biblioteca, sanitarios, áreas para meriendas campestres y acampada. Están ubicados en esta área los Senderos de Interpretación de la Naturaleza terrestre y aéreo. El parque ofrece una amplia red de senderos habilitados para el excursionismo. El poblado de Galipán, de gran atractivo para los visitantes con restaurantes, posadas, ventas de flores y artesanías. En la vertiente norte, el Pozo del Cura, ubicado en la montaña de Aguas Calientes, formado por el río Caruao, y el Tobogán de la Costa, en el mismo río, más arriba del pozo. En el sector oeste del parque se encuentran las ruinas de fortificaciones de la época colonial a lo largo del Camino Real, que comunicaba al Puerto de La Guaira, como son el fortín de San Joaquín de la Cumbre, Castillo Negro, Castillo Blanco, Castillo San Carlos, La Atalaya, fortín El Salto, la posada de La Venta y Guayabal, y la hacienda Corozal.

No se requieren permisos para excursiones y acampada; pero se recomienda notificar a los Puestos de Guardaparques la ruta a seguir, el lugar de pernocta, día y hora del retorno, nombre, dirección y teléfono de los excursionistas, por razones de seguridad.

Estados
Distrito Capital, estados Vargas y Miranda.

 
Estado
 
Superfice (Ha)
 
%
 
 
 
Distrito Capital.
 
57.260
 
75
 
 
Miranda
 
24.640
 
25
 
 
Total Superficie (Ha)
 
81.900
 

Internacional

Los turistas extranjeros deberán cumplir tres requisitos para entrar a Galápagos

galap23190El Consejo de Gobierno de Régimen Especial de Galápagos estableció nuevos requisitos para el ingreso de turistas foráneos a las Islas Galápagos.

Según la disposición, los visitantes deberán contar con un seguro médico, presentar la invitación de un residente para permanecer en la provincia un tiempo no mayor a lo determinado por la ley (60 días por año) e indicar un lugar de hospedaje.

Leer más...

Parque Nacional Nahuel Huapi

Nahuel Huapi es el primer Parque Nacional del país y su origen se remonta al año 1903. Este refugio de naturaleza y cultura, resguarda una muestra representativa de los ecosistemas andinonorpatagónicos: bosques, estepa y alta montaña, así como también las cuencas hídricas y el patrimonio cultural.

Las 717.261 hectáreas que componen su territorio, hacen de esta área protegida un lugar con características únicas y difícilmente repetibles. Su diversidad social y cultural se refleja en las formas de habitar, usar el territorio y relacionarse con la naturaleza. Resultando un lugar de encuentro de pobladores criollos, comunidades mapuches, vecinos, instituciones, organizaciones así como también de turistas de nuestro país y extranjeros que lo visitan año tras año.

Leer más...

Buscar Aqui

Bolivia erradicó 10.400 hectáreas de cocales ilegales en casi 11 meses Producto.

Producto CocaEn los Yungas de La Paz, tomando en cuenta el Parque Nacional Madidi, se ha logrado erradicar como 3.400 hectáreas", añadió el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas.





Leer más...

Imputan a dos hombres por caza de tucanes y loros en Anzoátegui

tucanjaulaEl Ministerio Público imputó a Ramón Pérez y a José Rodríguez por la comercialización ilegal de 19 aves (tucanes y loros) de la fauna silvestre, las cuales eran vendidas por dichos hombres en el mercado municipal de El Tigre, estado Anzoátegui, el 23 de junio de este año.

 

En la audiencia de presentación, el fiscal 21° de esa jurisdicción con competencia ambiental, Camilo Alcalá, imputó a ambos hombres por presuntamente incurrir en el delito de caza y destrucción en áreas especiales y ecosistemas naturales, tipificado en el artículo 59 de la Ley Penal del Ambiente.

Leer más...